Tu existencia es eso que pasa mientras te sacas otro curso

Moda buena, bonita y barata Todo sobre donde encontrar la ropa mas barata de España, Shein, Primark, Amazon...

 

Un día te levantas y te das cuenta de que hace dos meses que no te has podido sentar a dedicar tiempo a tus hobbies, o directamente a no hacer nada. En realidad no te das cuenta de repente, eres bastante consciente de ello y, en mi caso, a veces me llego a sentir un poco mal, no ya culpable porque la culpa no la tenía yo: han sido unos meses de no parar por el dichoso (en todos los sentidos) curso intensivo de sueco. Para bien o para mal.

Lo importante es que ya me he sacado el C1 y realmente ya no tienen nada que reprocharme en este país. Estoy al 100% integrada y ahora hasta me sale antes el sueco que otras lenguas. Esto lo digo porque, no sé cómo de al tanto os encontraréis en cuanto a países nórdicos, pero Suecia en concreto no es el lugar más fácil donde integrarse. No sucede a la primera y, a decir verdad, la única que remas eres tú. Contra viento y marea. Quizá algo tiene que ver uno de los estandartes de Suecia, el individualismo, que está bien en algunos sentidos. Se supone que se forma a los chavales para que sean completamente autónomos. La otra cara de la moneda es una sociedad en la que a veces la gente vive de espaldas a los demás. Por otra parte, me sorprende ver cómo, a menudo, una parte de ellos no sabe pedir ayuda o se siente mal al hacerlo (y por tanto, no lo hace a tiempo), o no sabe recibirla, o carece de esa solidaridad que tanto caracteriza a España. Esto de que a alguien le pasa algo y la gente haga piña. Todo esto no deja de ser una contradicción, porque Suecia es uno de los países que más refugiados ha acogido en Europa.

Entendedme bien. Me gusta mucho Suecia en muchos aspectos. Me encanta que los eventos sociales empiecen a una hora razonable, como pueden ser las 19 o las 20, y no más allá la medianoche, como en Valencia. Me gusta que las normas sociales estén bastante claras. Que una cosa empiece a una hora y acabe a otra. Que sean literales con ese tipo de normas. No sé si esto es de ser de culo inquieto, pero cuesta permanecer en un mismo lugar más de 2 horas, y yo agradezco los límites. Me gusta que, en cuanto a contratos laborales se refiere, haya líneas rojas que nunca se crucen. Que se respeten los derechos, que para eso están, vaya. Me gusta el aire que respiro. Me gusta poder beber agua del grifo que sepa bien y que, cuando me ducho, el agua no me deje el pelo como un zapato podrido. Los secretos de jugar en línea

Sea como fuere, me alivia que ahora ya no se le pueda echar en cara nada a mí currículum. Aquí, te sales de profesiones como medicina, ingeniería o docencia o, por mucho que haya ofertas de trabajo, sin hablar sueco y sin contactos va a ser difícil de entrar. No obstante, gracias al cursillo he conseguido abrirme camino en mi profesión mientras sigo conservando un pequeño lazo con la docencia, esta vez, al fin, en un sitio en el que disfruto bastante. Era pura estadística, como decía mi amiga Marina; tenía que tocarme ya, o al menos en algún momento.

Algunos programas de televisión nos han vendido que emigrar es una aventura en la que el éxito y el glamour de un puesto de trabajo súperguay están asegurados, y más siendo españoles. Yo creo que esto ya casi nadie se lo cree, pero por si acaso, si se tiene que decir otra vez, se dice. No es así. Nosotros, aun así, hemos sido afortunados en muchos aspectos. El círculo de amigos que hemos conseguido en Norrköping es como una pequeña familia en la que contamos los unos con los otros, estamos ahí, y además nos lo pasamos bien (cuando podemos coincidir). No nos sentimos solos desde que vivimos en esta ciudad. Y hemos ido tirando con las cosas que han ido viniendo. Nuestra casa ya se puede considerar de verdad nuestra, con nuestras cosas, nuestras fotos, nuestras cobayas. Y yo aguardo el día en el que me sienta completamente libre para gastarme el dinero en cursos de costura, pintura, acuarela y mil cosas más. Mientras tanto, me quedan Maestros de la Costura, mi imaginación y las escapadas baratas.

Lo importante, que todo está bien. Que me da miedo hasta decirlo. Y que a ver si a la próxima vez vengo a hablar de algo más interesante.

Tu existencia es eso que pasa mientras te sacas otro curso

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20