#LifeOfWomen

Moda buena, bonita y barata Todo sobre donde encontrar la ropa mas barata de España, Shein, Primark, Amazon...

 

#LifeOfWomen es una campaña que el Vaticano lanzó en las redes sociales para que mujeres de todo el mundo expresaran su opinión acerca de los temas que les preocupan para, si resultaba elegida, tenerla en cuenta en la próxima Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio, que tratará sobre el tema «Culturas femeninas: Igualdad y Diferencia».

La iniciativa, por desgracia, no se ha dado apenas a conocer en nuestro país y yo me enteré el mismo día que terminaba. Como mujer católica-rara, pero al fin y al cabo católica y creyente, me habría gustado participar porque, en primer lugar, hay muuuchas cosas que me preocupan y, en segundo lugar, creo que la (rancia) visión de la mujer en muchos (rancios) sectores de la Iglesia debería cambiar.

Por suerte, he crecido en un ambiente en el que mis padres, a pesar de pertenecer a un movimiento de base a veces un pelín fundamentalista, siempre nos dieron libertad para elegir a mi hermano y a mí y hemos crecido en un ambiente sano y nada viciado. Eso me ha permitido ver las cosas con mayor perspectiva y elegir el tipo de espiritualidad que quiero en mi vida. Sin embargo, conozco a gente cercana a mí que ha sufrido mucho porque en sus casas se ha dado el caso contrario.

Sí, soy una mujer católica y feliz, y eso es posible.Sí, soy una mujer católica y feliz, y eso es posible.

En fin, como mujer y como persona hecha y derecha y que sabe de lo que habla, ahí van mis preocupaciones, opiniones, sugerencias o ruegos:

Me preocupa el poco caso y las pocas posibilidades de participación que se nos da a las mujeres en general, y a las monjas en particular dentro de la Iglesia. Dentro de mi familia, mi tía Amalia, que fue monja y perteneció a las Misioneras de Cristo Jesús, siempre se quejaba de ello. No comprendo por qué sólo por ser mujeres no podemos decidir nada. A veces no tenemos ni voz ni voto.

Algunos grupos de la Iglesia ven a la mujer como un simple útero o máquina de reproducción humana. Primero, somos mucho más que eso. Y segundo, ¿qué pasa entonces con las mujeres que no pueden serlo o que deciden no tener hijos?

Si ya las mujeres tenemos que afrontar mayores dificultades que los hombres no sólo en el ámbito laboral sino también en el personal (por aquello de tener que parir o de que se nos destine a veces el completo cuidado de los hijos o de los mayores o de las tareas domésticas), no nos lo pongáis más complicado y no juzguéis nuestra forma de vivir la sexualidad. Eso es asunto de cada una, y también de cada uno.

Si en el Vaticano preocupa tanto la cuestión de la vida (no me malinterpretéis, no me gusta la muerte), ¿por qué no fomentáis/exigís que haya ayudas para la manutención de los hijos en países como España? En Alemania, el Reino Unido y otros países las hay. Quizá si se ayudara económicamente a las mujeres que se han quedado embarazadas no habría tantos abortos. Paseos Virtuales por el Amazonas con Google Street View

Por nuestro futuro y el de nuestros hijos, fomentad/exigid la creación de trabajo digno. ¿Cómo queréis que me case o que tenga descendencia a una edad decente si cuesta tanto que te paguen como Dios manda (nunca mejor dicho) y que consigas una situación laboral estable?

Por el futuro de las mujeres en tantas partes del mundo, luchad por acabar con el odio hacia ellas, sea en forma de prohibición del acceso a la educación, maltrato, violación, asesinato o cualquier forma que les impida tener una vida digna.

Por el futuro de la Humanidad, fomentad/exigid la solidaridad, el respeto, el perdón, el cuidado del medio ambiente y otros valores a los dirigentes y luchad contra su egoísmo y su avaricia, porque de lo contrario esto puede acabar muy mal.

Dicen que se encuentra a Jesús en la cruz, pero también se le puede encontrar en la felicidad. Por favor, prohibidles a esos sectores cavernícolas que dicen «Ama a tu marido aunque te pegue y no te separes/divorcies» (no me lo invento, lo he escuchado) que digan tales burradas. La vida de muchas mujeres corre peligro.

Decidles también, de paso, que qué tiene de malo ser feliz en la vida. Algunos siguen diciendo que cuanto más desgraciado y más se sufra, mejor. Esto hay gente que puede no entenderlo bien y se busque continuamente razones para ser infeliz. A lo mejor a Jesús le alegraría más que fuéramos felices y disfrutáramos de la vida. Sólo así nos podremos dar de verdad a los demás y hacerlos felices, ¿no?

Una última cosa que deberíais decirle a ese sector es que dejen de enseñar que el sexo se reduce a que el pene entra en la vagina y ya está (sí, también me consta que lo han dicho). La sexualidad es mucho más que eso, es parte del ser humano y es algo que se debería disfrutar. Además, une a las parejas. Con clases de sexualidad de este tipo sólo se consigue que la mujer esté insatisfecha, y eso es caldo de cultivo para los cuernos y para el fracaso de los matrimonios.

Vigilad las locas ideas que se les ocurren a los iluminados, en resumen. Pueden fastidiar muchas vidas.

Luchad contra el odio hacia cualquier grupo humano: racismo, homofobia, bifobia, etc.

Por último, una petición un poco más frívola: la próxima vez haced un vídeo promocional menos cutre. De haberoslo currado más quién sabe si hubiera sido viral o si se hubiera convertido en una iniciativa popular.

Éstas son sólo algunas de las cosas que me preocupan no sólo ya como creyente sino como mujer y como persona. Puede que expresarlas no sirva de mucho, pero yo, sólo de escribir esta entrada, ya me he quedado bien a gusto. Y sí, puede que quizá sea demasiado idealista, pero al fin y al cabo el Vaticano poder tiene por un tubo. ¿Por qué no podría ser capaz entonces de hacer alguna de las cosas que sugiero? En fin, ahí lo dejo.

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20