La vida moderna y la eterna exigencia

Moda buena, bonita y barata Todo sobre donde encontrar la ropa mas barata de España, Shein, Primark, Amazon...

 

Siempre pienso en lo afortunada que soy por haber nacido persona y no cerdo. Esta frase, a primera vista quizás carente de sentido, es de los elementos más motivadores que mi cerebro ha generado en los últimos meses. Una vuelta de tuerca al siempre se puede estar peor, al final, pero mucho más actualizado y a los tiempos que corren, cuando sabemos de sobra (por documentales, reportajes, etc.) las condiciones tan trágicas en las que viven ciertos seres vivos toda su vida. Unas vidas abocadas al sufrimiento y a la injusticia más condenable.

Es una frase que también puede resultar un tanto extrema, pero os invito a pensarla cuando sintáis frustración: pone las cosas en perspectiva. Porque en este mundo, a veces tan absurdo, el azar y la suerte igualmente pueden actuar en tu contra todavía más. A riesgo de sonar negativa esto solo lo relato como excusa para hablar de celebración: aprender y practicar el agradecimiento nos ayudaría mucho más a vivir nuestras vidas. Sin embargo, si sois tan perfeccionistas y sufrís el síndrome del impostor tanto como yo, esto no siempre es una tarea fácil.

Tampoco ayudan a ver los logros o la suerte que has tenido las eternas exigencias de la vida moderna. Hablo poco de LinkedIn por aquí, pero tengo el convencimiento de que se ha convertido en la peor de las redes sociales, muchísimo peor que Instagram (apariencia de vidas perfectas) o Facebook (aburrida, anticuada, reducto de boomers y suecos, no entiendo por qué los suecos publican toda su vida ahí). Sin desviarme mucho más, diré que si ya nos habían sometido a la eterna comparación en tantas otras redes sociales, LinkedIn viene a recordarte, por un lado, esos malditos techos de cristal que te han impedido avanzar lo que gustaría; y por otro lado, que si no cumples toda una lista de requisitos sin haberte salido jamás de la línea, no vales. Es otro ejemplo más de cómo el capitalismo nos reduce a meros objetos de los cuales sacar provecho o no. Solo puedo decir que durante las temporadas que he buscado trabajo, usar LinkedIn me afectó al humor sobremanera y ahora intento hacer como en el anuncio de Vaginesil pero al revés: antes lo buscaba, ahora lo evito. Estar de mala leche no me vale la pena últimamente. Numerología Angelical del 976 al 999

Y ahora la gran pregunta: ¿cómo aprender a ser más agradecida? Dejando al margen todas las circunstancias socioeconómicas que hayan modelado tu vida, algo que no podemos controlar y que no viene tanto al caso (el objetivo es pensar en lo que sí tienes y no en lo que no) lo más sencillo es empezar con una lista. Si esto se te atraganta, piensa en el pobre cerdo. ¿Qué tiene él y qué tienes tú? ¿Cómo vive él y cómo vives tú? ¿Qué estará haciendo él en estos momentos y qué estás haciendo tú? ¿Cuánto le debe de quedar de vida al pobre animal, aka cuándo lo van a matar, y cuánto calculas que puede quedarte a ti? Y ya, para rematar y dejar de lado el tema del maltrato animal, que me produce mucha tristeza: ¿cuánto amor hay en tu vida? ¿A quién has ayudado hoy? ¿Has llamado ya a tu madre?

La vida moderna y la eterna exigencia

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20