Conocerse a sí mismo… y dejar vivir

Moda buena, bonita y barata Todo sobre donde encontrar la ropa mas barata de España, Shein, Primark, Amazon...

 

Antes me solía quejar de que en este país no pasan cosas. La divina providencia parece haberme escuchado y me ha mandado dos tazas desde que frecuento el programa de sueco, del que hablé en anteriormente en este artículo, y últimamente me faltan los ratos para ponerme a escribir. Porque ya se sabe que este mapache se relaja contando sus vicisitudes y reflexiones en este pequeño rincón de nuestro amado Internet.

Lamentablemente, las dos tazas no tienen que ver con una lista de eventos interesantes, conciertos al aire libre o un mínimo de establecimientos que abran más allá de las 19:00. Sí que es cierto, por otra parte, que de un mes a esta parte los planes con gente de nuestro círculo de emigrantes (al final es lo que somos) se han multiplicado de forma repentina al haberse quedado solteros dos de nuestros amigos. Pero las dos tazas están siendo más bien de tristes escenas a las que asisto cada día en el curso.

Recuerdo que hace algunas semanas leí a alguien en Twitter dando cuentas sobre la enseñanza para adultos. Decía algo así como que a menudo esas personas que pensamos que ya están crecidas crean situaciones y dinámicas problemáticas en clase, a veces aún más que las que una se puede encontrar en un grupo de adolescentes. Pues por ahí van los tiros.

Conocerse a sí mismo… y dejar vivirUna cabra. Fuente: El Periódico.

A mi madre y a mí nos unen muchas cosas, una de ellas, el disgusto por expresiones que juegan con la locura o se burlan de ella, como estar como una cabra, estar como una regadera o, directamente, estar loco. En general está feo, la verdad. Pero si a una le montan escenas todos los días, una es humana. Tengo el es de locos y como una cabra en la boca más de lo que me gustaría. Mea culpa, total y sinceramente. Los Mejores Adaptador de Grifo de Cocina A Manguera

El eje del runrún tiene un nombre: el escándalo. Me vuelvo todos los días con el escándalo en la cabeza, por A o por B. Y a pesar de seguir fielmente mi mantra de centrarme solo en mis asuntos, lo cierto es que las acciones ajenas son incontrolables y acaban salpicando mi tranquilidad. Somos solo ocho personas en clase y tenemos conflictos día sí, día no, con una completa ausencia de mediación por parte de unos profesores que abogan por lo sueco hasta en esto: evitar la confrontación a toda costa. Lagom es lagom, amigos.

No es la primera vez que veo a personas adultas comportarse como abusones. Probablemente tampoco será la última vez. Y tengo al respecto una teoría: con frecuencia las personas siguen comportándose como en el colegio allá a donde van, de por vida. Lo que hace que parezca que, a veces, todo sea una extensión de esos años que nunca parece acabarse. Al final, este interesante fenómeno de personas comportándose como energúmenas pasada la treintena y la cuarentena se explica por una triste realidad: a) la gente se comporta como ha visto comportarse a la gente de su alrededor, que no suele destacar por amar al prójimo, b) esa gente está sufriendo y tiene un particular modo de comunicarlo, el que lamentablemente le han enseñado y c) esa gente no hace el esfuerzo por revisarse a ella misma, su historia y su pasado y ver qué les pasa en lugar de pagar sus historias con el resto.

En mi cabeza el conflicto viene cuando yo asumo que el personal ha sido responsable con su salud mental y ha hecho un ejercicio de autoconocimiento antes de toparse conmigo, y así vivir todas felices y en armonía por siempre jamás. Casi nada.

Al menos, en medio de todo esto he hecho una amiga maravillosa. Ella es médico y a veces reflexionamos juntas sobre la mente humana, tema que nos fascina a las dos. Y, también, nos consolamos mutuamente por la vergüenza ajena que pasamos cada día.

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20