Viñetas de la semana

Lo admito: mi última entrada hablaba de demasiadas cosas y de nada al mismo tiempo. Era un mezclote total en el que simplemente utilicé mi querida escena de las “Erecciones generales” como excusa para contaros un poco mi vida, que sé que os interesa mucho (bueno, ya sé que no, pero lo intento).

Lo admito. No estaba muy entera la última vez que escribí.
Vale. No estaba muy entera la última vez que escribí.

Reconozco que estaba tan espesa a las horas a las que escribí el post (sólo eran las 21:30, pero este animalito se va a la cama a las 22:30 porque si no, no hay Jesusito que la levante para estudiar a las 7 de la mañana) que sólo salió de mi mano lo primero que me vino a la cabeza. Y ya veis qué resultado. En realidad, el de casi siempre.

Por eso, y ya que aún no me han petado las redes sociales por exceso de popularidad, hoy quiero premiar la fidelidad con la que léeis a esta bloguera de pacotilla con unas viñetas y unos dibujos con los que me he topado esta semana y que creo que os van a gustar. Por lo menos, yo ya me he enganchado a sus marcianadas.

No soy influencer ni fashion blogger. Qué lástima de existencia.
No soy influencer ni fashion blogger. Qué lástima de existencia.

Pero antes que nada, presentaciones. Lo que vais a ver a continuación son dibujos de las ilustradoras Monstruo Espagueti (los 3 primeros) y Ana Belén Rivero (los 3 últimos). Porque no sólo de Moderna de Pueblo vive el hombre (lo digo con todos mis respetos hacia la ilustradora, que también se lo curra).

En fin, yo me estoy partiendo lo que no está escrito por su sarcasmo, sus dosis de realismo, su naturalidad al hablar de cosas que tenemos todas y su particular sentido del humor. Pasen y vean:

cabezaoki-(1)

monstruoespagueti9

tumblr_mseuzhQHAC1rxmevho1_500

noeslomismo

regla

 

 

botonmagico

 

Por cierto, de este último dibujo os recomiendo leer su post “El botón mágico”. Para los que no conozcáis aún a Ana Belén Rivero, ese bicho peludo que sale ahí arriba es, como lo llama ella y para no pecar yo de mojigata, el coño. El tuyo, el mío o el de cualquiera. Y advierto: la canción del post engancha. Mucho.

Bueno, espero que por lo menos os hayáis reído un poco. Por mi parte, siento informaros de que en las siguientes dos semanas no podré mantener mi frenético ritmo de vida de dos entradas semanales, que llegan los exámenes y no voy a ser persona. Y quién sabe qué posts podría llegar a escribir en ese estado de ameba humana.