The Sad Ghost Club visibiliza las enfermedades mentales de la forma más amorosa

The Sad Ghost Club es lo mejor que he visto en mucho tiempo en Internet. Lo descubrí hace años cuantos meses a través de la página de Facebook de una de las muchas ilustradoras a las que sigo (Lize Meddings), y la iniciativa me enamoró de arriba a abajo. Se trata de un proyecto creativo liderado por la misma Lize y Laura Cox, ambas artistas británicas, y trata de concienciar sobre las enfermedades mentales, visibilizarlas y hablar de ellas con naturalidad y calor humano. El protagonista de todas las viñetas es un fantasma (o varios) que expresa sus sentimientos, sus estados de ánimo, sus problemas, sus intereses; un fantasma que a veces está triste, otras pensativo y otras, más contento. Un fantasma melancólico que piensa en voz alta y se convierte en la voz de tantas personas que están pasando por distintos problemas o enfermedades.

Las historietas invitan a pensar, a bientratarse, a ser pacientes con nosotrxs, a darnos tiempo, a ser quienes somos. Y también ayudan a las personas que las leen a sentirse parte de un todo, a sentirse menos extrañas, a ver que no están solas y a compartir sus experiencias con las demás. No por nada, en tan sólo dos años han acumulado más de 100.000 seguidores en redes sociales y algunas de sus creaciones se ven agotadas cada cierto tiempo. Y la verdad es que no me extraña, porque tienen verdaderas joyitas.

Las enfermedades mentales y la salud mental en general es un tema recurrente en este blog por varias razones, la más importante: que pienso que el gran estigma social que rodea a cualquier tipo de trastorno mental aún hoy, 2017, es cuando menos absurdo teniendo en cuenta las cifras de personas que sufren depresión (en 2013, había un total de 1.868.173 pacientes registrados) o ansiedad (en 2014, más de 6.000.000 de personas). Un rechazo social que sólo puede explicar el hecho de que más de la mitad de la gente que sufre cualquiera de estos dos trastornos no se trate. Es preocupante que habiendo tantas personas padeciendo enfermedades tan comunes aún no se haya aceptado que pedir ayuda o ir a un especialista no signifique estar loca. Ojo.

Otro de los motivos (que pienso obvio si me lees con asiduidad porque hablo de ello bastante a menudo), es que yo misma he sufrido enfermedades mentales y sé lo que es la incomprensión y el rechazo. Porque parece que muchas veces sigue siendo más fácil tirar de estereotipos y ser infantil que informarse y ser un poquito persona. En fin, os dejo con más imágenes de esta preciosa iniciativa (algunas incluso se pueden imprimir para colorear ) porque son adorables y porque sé que en el fondo que cada vez somos más lxs que reconocemos y aceptamos ese pequeño fantasmita que a veces habita dentro de nosotrxs.