Papá, quiero ser powerlifter

Yo antes era una persona normal, que vivía en un contexto normal y hacía cosas normales. Mi vida era más o menos sencilla y no aspiraba a muchos bienes materiales. Estudiaba, trabajaba, quedaba con mis amiguis, jugaba con mi apestosa cobaya y de vez en cuando iba al gimnasio a hacer actividades dirigidas súper diver a la par que súper lesivas como Body Pump, como cualquier hijx de vecinx que intenta hacer algo de ejercicio.

Años después, y tras haber pasado una buena temporada sin pisar un tete-centro porque me lesioné (ya os había avisado) y porque acabé hasta la coronilla del cutrerío del gimnasio que había frecuentado en el pasado, de repente todo cambió. No ocurrió como suele pasar en las películas. Vamos, que no vi ninguna luz, ni tampoco se abrieron los cielos y se me mostró el Altísimo. Todo ocurrió de una forma menos rebuscada: me apunté al gimnasio al que iba mi chico. “Meh”, me dije. “Mejor eso que no hacer nada”.

Aquí, con el responsable de mi nueva afición.
Aquí, con el responsable de mi nueva afición.

Allí, poco a poco, y a pesar de los chimpancés que desde entonces tendría que sortear/aguantar, esta chica encontraría una nueva afición, hobby o divertimento: el powerlifting. Qué bonito se volvió todo de repente. El sol lucía cada mañana (excepto los días en los que me levantaba para entrenar antes del curro y aún era de noche), los pájaros cantaban y hasta Pushkus parecía que sonreía. Qué bien sonaba aquello, “oye, que soy powerlifter”. Qué empaque. Qué de todo.

Como cualquier buena noticia, se la revelé a mis progenitores en cuanto pude:

Oye, papá, ¿sabes qué? He empezado a hacer powerlifting y me gusta bastante. A lo mejor hasta me animo a competir.

¿Qué es eso de powerlifting?

Nada, eso de levantar peso que es parecido a la halterofilia.

(Cara de sorpresa/estupefacción de mi padre, al imaginarse que en unos meses su hija podría tomar el aspecto de Hulk) ¡Pero yo no quiero que te pongas como esos que se pinchan!

Papá, eso es culturismo. Y, también, ya haré yo lo que me plazca con mi cuerpo, ¿no?

Bueno, bueno, pero ten cuidado, ¿eh?

Tranquiiilo.

#strongest #strength #russiancycle #highbar #squat #shesquat #powerlifting

A post shared by ✨ Rocío McPushkus ✨ (@mcpushkus) on

 

Estereotipos malparados (bueno, creo que el adjetivo es redundante porque en realidad ningún estereotipo hace bien alguno que yo sepa) aparte, ya han pasado unos cuantos meses y, sí, ya he notado la diferencia. No es lo que pensáis: aún no soy capaz de rebentar las camisetas con mi fuerza bruta, creo que para eso me queda un poco. Pero no os preocupéis, en cuanto pueda hacerlo os informaré como es debido.

Pero, fundamentalmente, la diferencia la he notado en que he mejorado bastante mi calidad de vida: he fortalecido la espalda (mi punto débil por excelencia); ya no me cuesta levantar cosas, como por ejemplo si hay que hacer una mudanza y hay que ayudar a trasladar mobiliario (lo comprobé hace unos meses con la mudanza a la nueva oficina en el trabajo); y me noto menos cansada en general. En resumen: funciono mejor en mi día a día.

Vaaaale, también se me ha puesto el culo duro y nunca he estado tan contenta con mi cuerpo. Pero eso es secundario, señorxs. ¡Que sois unos superficiales, hombre!



7 Replies to “Papá, quiero ser powerlifter”

  1. Hola! Buscando por internet rutinas de gimnasio ajustadas para chicas encontré un blog (powerexplosive) que me abrió los ojos y me ha hecho cambiar el modo de ver el gimnasio, y en uno de sus post dirigidos a público femenino leí un comentario tuyo y me puse a indagar en tú blog.
    En primer lugar enhorabuena por tus logros! He estado hojeando algunas entradas y algunos vídeos en tu instagram y ya me gustaría a mi poder hacer una media-sentadilla con 100kg!
    Y en segundo lugar me gustaría, a poder ser, que me respondieras a algunas dudas de una novata con muchas ganas de hacer ejercicio de verdad ¿Cómo te estableciste tu primera rutina de máquinas? ¿Cómo ha sido la progresión desde que empezaste? ¿Qué tipo de alimentación acompaña tu día a día? ¿Consejos para una novata total?

    Hasta ahora era asidua a clases de pilates/spinning/etc y no tengo ninguna queja ya que me han reportado muchos beneficios pero quiero demostrarme a mi misma que puedo con más.

    – Lectora orgullosa de ver a chicas plantar cara a los estereotipos –

    1. ¡Hola Lourdes!

      En primer lugar, muchísimas gracias por tus palabras. Aquí va mi respuesta, que es un poco larga porque si no te explicaría las cosas a medias.

      Yo empecé en el gimnasio sin tener ni idea de nada hace unos 4 años, así que probé el Body Pump y me enganché. No tengo nada en contra de las actividades dirigidas siempre y cuando se combinen con otra cosa, pero con Body Pump me sale la vena crítica, porque la verdad es que adquirí muy malos hábitos y acabé lesionándome. Aprendí mal movimientos y ejercicios de fuerza y al empezar a hacer powerlifting fue difícil porque me tocó desaprender y quitarme manías y tópicos que se me habían metido en la cabeza porque los monitores los repetían constantemente en clase.

      Después de lesionarme estuve casi un año sin pisar un gimnasio hasta que mi chico me animó y me enseñó lo que él hacía: powerlifting. La verdad es que desde el principio me gustó mucho, aunque me costó también aprender bien a hacer los ejercicios como te he dicho antes.

      Respecto a la rutina, empecé con una 5×5 Macdow en cuanto a organización, pero los primeros 2 meses no seguí ninguna progresión específica. Mi chico me iba ajustando los pesos en función del esfuerzo que percibía yo en cada entrenamiento, lo importante en esa fase era afianzar la técnica y moverme de manera correcta. Puedes consultar más sobre este entrenamiento en este enlace. En el artículo puedes descargar un excel que te calcula la progresión para las próximas 8 semanas.

      Una vez pasé esa etapa, hice mi primera toma de máximos y saqué 42,5kg en sentadilla, 37,5kg en peso muerto y 35 en press de banca. A partir de ahí empecé a seguir la progresión del “Russian Squat Cycle” pero corté a mitad por problemas de espalda (algo muy común en mí). Pasado un mes de pastillacas y reposo, recomendado cómo no por un traumatólogo (al parecer suele ser habitual que maten moscas a cañonazos, lo he hablado con otros compañeros), la espalda seguía doliéndome aun sin hacer nada. Decidí volver al entrenamiento y esta vez empecé a usar el foam roller (un rollo como de gomaespuma) en todos los calentamientos y después de los entrenamientos. La primera vez me dolió muchísimo, pero a la larga mereció la pena, ya que fue disminuyendo el dolor de mi espalda. Hay muchísimos ejercicios que puedes hacer con ese bicho, pero te recomiendo que los adaptes en función de tus necesidades o tu entrenamiento. Yo por ejemplo hago todos los que aparecen más un par más.

      Una vez hecho esto volví a la rutina del ciclo ruso, la progresión y la explicación de esta la puedes encontrar aquí. Te recomiendo la versión de 9 semanas ya que la de 6 es una locura y es bastante difícil de tolerar. No obstante, a parte de los básicos del ciclo ruso realizo todos los días accesorios (sentadilla frontal, media sentadilla, press cerrado, dominadas con las gomas de momento porque aún no me salen sin ayudita XD, remo con barra, hip thrust) y un 4º día de accesorios para agarre y core (peso muerto piernas rectas, encogimientos, paseo de granjero, dominadas con gomas y abdominales).

      Luego, respecto a la nutrición, la verdad es que no soy la mejor para aconsejarte. Como tuve trastornos alimentarios durante varios años, no conviene en mi caso hacer una dieta estricta para el día a día o por si quiero marcar, por ejemplo. Así que lo que intento es seguir los consejos de mis compañeros de powerlifting pero sin estresarme y sin atarme demasiado. Estos consejos son, por ejemplo, comer más proteínas y menos carbohidratos y tomar grasas buenas como las de los frutos secos. Lo que sí procuro no tomar nunca son alimentos procesados, esa es la única excepción, tipo bollería, salsas preparadas, platos preparados… Pero lo que te digo, no me mato a contar “macros” porque no lo veo muy positivo para mi caso. Al final, yo hago power por salud y por funcionalidad, y de paso, si mejora mi cuerpo estéticamente, pues encantada de la vida, pero no es mi prioridad. Sé que no llegaré a tener esos cuadraditos y ese culaso que tienen las instagramers de fitness, pero me da un poco lo mismo porque lo importante para mí es sentirme bien conmigo y llegar a todo, que también estudio y trabajo. Para cosas de nutrición deportiva, si quieres informarte más y mejor, te recomiendo los blogs de Sergio Espinar y Fitness Revolucionario. Y para aprender a hacer los ejercicios bien, el canal de Youtube de Powerexplosive.

      Y respecto a los consejos para una novata, pues supongo que paciencia y ver los vídeos de Powerexplosive para asegurarte de que haces bien los ejercicios.

      Espero haberte ayudado. Si necesitas algo más puedes volver a escribirme. Y si te gusta el blog, te animo a que le des a Me Gusta en Facebook. Somos cuatro gatos XD.

  2. Me ha encantado, me he sentido muy identificada …. Un fuerte abrazo desde La Coruña

  3. hola! felicidades por el post, es genial.
    un saludo, soy jose, entrenaba de vez en cuando con vosotros en el vivagym

    1. ¡Hola Jose! Muchas gracias 🙂

      Me acuerdo de ti, ¡claro! Ya sabes, sin magnesio no hay paraíso XD Y como acabamos hasta el pirri del barbas, pues nos fuimos al McFit. Si te pasas un día, avisa 😉

  4. […] a todo. Estudiar, trabajar, hacer trabajos de la universidad, ver a la gente a la que quiero, ir al gimnasio, escribir en este blog, descansar… Normalmente puedo con todo, pero otras veces desearía […]

  5. […] ser vuestro cuerpo y lo que deberíais hacer para conseguirlo. Yo sólo puedo deciros que ya llevo más de medio año haciendo powerlifting y jamás había estado en una forma física tan buena. Ah, y no me ha crecido polla, […]

Los comentarios están cerrados.