Sobre aquel post viral

Parece mentira, pero ya ha pasado un año desde que uno de mis posts, aquella lista de ilustradoras españolas, volvió loco a medio Internet. Sólo un año, y además un año un poquito de mierda. Sus cosas buenas ha tenido, como las vacaciones en Cantabria, volver a Londres, haber conseguido una audiencia estable y haberme hecho un pequeño hueco (pequeñísimo en realidad, supongo que es lo que tiene ser tremendamente sincera y a veces un poco incómoda). Pero ha sido un año larguísimo, al final.

Yo venía a hablar sobre aquel post. Comenzó como una pequeña lista que mucha gente tomó como LA LISTA, como si yo fuera alguien importante, como si este blog realmente dictara tendencias (algo muy halagador , sin embargo). Y eso desató muchos enfados. También muchas alegrías. Y además, mucho furor. No paraban de llegar comentarios. Todas querían estar en esa lista y yo, por otra parte, me sentía fatal por no tener tiempo físico para actualizarla constantemente. De hecho, sigo sintiéndome un poco mal porque editarla se ha convertido en algo mastodóntico y aún me llegan mensajes echándome en cara que alguien imprescindible falta en esa dichosa lista. Igual no tendría por qué, ya que básicamente no le debo explicaciones a nadie, pero en realidad sí que me sabe mal todo eso porque soy la primera que es consciente de que aún faltan ilustradoras españolas cuyo trabajo vale muchísimo la pena.

Lo cierto es que yo no busqué en ningún momento dictar quién molaba y quién no. Tampoco pretendí convertirme en un oráculo. En resumen: yo no pensé jamás que esa lista se volvería viral. La hice en un primer momento para mí, como recopilación personal de ilustradoras que me gustaban y a quienes seguía de cerca porque me encantaba su trabajo. Entonces, ¿por qué de repente gané todo aquel hype? Creo que la respuesta puede tener algo que ver con el estar en el momento adecuado, nada más. Bueno, igual también con que la ilustración ya estaba un poco de moda, y las listas que se habían hecho hasta el momento sólo constaban de unas 10 artistas como máximo. Supongo que siempre se agradece que se reconozca tu trabajo, pero por otro lado, vuelvo a decir que no me considero una persona tan importante.

Luego llegaron las mil copias (incluso de Doméstika, lo cual siempre halaga), el eterno compartir sin citar para ganar fans a costa de tu trabajo y cosas varias. Pero no voy a negar que tuvo y me aportó cosas muy buenas. Como decía al principio, me permitió por fin abrirme un pequeño huequito en el mundo online, con mi pequeño público, y eso siempre es bonito. Por otra parte, me permitió conocer a artistas, algunas personalmente, y eso hace ilusión. Y cómo no: descubrí un mundo de inspiración para cuando por fin tuviera tiempo libre y pudiera volver a dibujar.

¿Conclusión? No me odiéis, que soy humana. Algún día de este año volveré a actualizar la lista, y quién sabe a cuántas llegaremos. Todo sea por la visibilización del trabajo de tantas artistas españolas