Cosas que he aprendido este 2017

Bueno, mucha gente está compartiendo sus mejores momentos de este 2017 que se acaba en Twitter e Instagram (yo incluida) y me he parado a pensar cuáles han sido realmente las mejores cosas del año para mí mientras miro por mi ventanal lo que podría ser perfectamente una estampa de película navideña ambientada en Nueva York. Gävle es una preciosidad estos días porque ha nevado como el Pushkus manda. Además, tenemos la suerte de contar con un par de enormes ventanales en nuestro pisito de 30m² y escribir con esta vista es un privilegio. Solo falta que vengan un par de ladrones sinvergüenzas a los que, tras muchos intentos de fechorías, pueda yo exclamarles: ¡Feliz Navidad, sabandija asquerosa! y reclamar un poquito luego por daños y perjuicios para que esta sea una Navidad completa, pues.

Llevaba yo unos días rumiando qué había sido lo más destacado de mi año. Al principio solo lograba tener una lista de tres cosas, cuatro como mucho. Más tarde, cambié de pregunta: quizá había que cambiar de punto de partida y no pensar en los mejores momentos per se. Al fin y al cabo, momentos los hay muy distintos y no sabría decir qué ha sido lo mejor. En mi caso, me produjo mucho más feedback preguntarme: ¿qué es lo más importante que he aprendido? ¿He aprendido algo este año? Ahí sí que me empezaron a salir respuestas, porque lo cierto es que 2017 ha sido un tiempo de aprendizaje vital bastante intenso y bonito. Y de un #bestthree he pasado a un #bestnineteen muy interesante.

19 cosicas que he hecho o aprendido este año

  1. Me he enfrentado a cosas que me daban miedo. Como perder en estabilidad para empezar de cero en otro país.
  2. He perdonado a mis padres y he vuelto a tener una relación buena con ellos.
  3. Me he dado cuenta de que lo mejor que pueden proporcionarte tus padres no es dinero, sino apoyo, comprensión y amor.
  4. Me he enamorado más de mis amigas y les he dedicado aún más tiempo porque son lo más especial de este mundo.
  5. Le he dado menos importancia a Internet y a las redes sociales. De ahí a que haya dejado de hacer listas y me haya centrado más en lo que me apetece hacer de verdad: escribir sobre mis procesos. Porque me ayuda y sé que puede ayudar a a otras personas.
  6. He aprendido que yo no lo puedo controlar todo. Ni siquiera en tema laboral. Don’t fuck with neoliberalism, chiquis.
  7. He aprendido a vivir más el día a día.
  8. He aprendido, por fin, a ir bien en bicicleta y a moverme sin miedo por Gävle.
  9. Algo también menos trascendental pero importante: he aprendido sueco sola y ya puedo entender y comunicarme con la gente a nivel conversación. Estoy orgullosa.
  10. He conocido a angelitos que han pasado fugazmente por mi vida y que de alguna o de otra manera siempre estarán cerca de mí.
  11. He aprendido que hay que invertir en cosas que nos parezcan importantes. Y también he aprendido que, como inversiones, a veces pueden salir muy bien y otras no tan bien. Pero eso no debe pararme.
  12. He aprendido que tengo (y tenemos) derecho a equivocarme (nos). Y a pivotar.
  13. He re-aprendido a alejarme de aquellas personas que me desprecian sin conocerme y me transmiten que no soy digna de amor.
  14. He re-aprendido que soy digna de amor.
  15. He aprendido a juzgar menos a las personas.
  16. He aprendido a levantarme en cualquier circunstancia. Y haya tardado más o menos tiempo en ello, da lo mismo.
  17. He aprendido a tener una relación con Edgar más consciente y comunicativa. Antes también teníamos una relación muy buena, pero si mejora, pues siempre es mejor.
  18. Estoy aprendiendo a vivir sin Pushkus, mi amor.
  19. Me he aceptado tal y como soy.

Así que al final no ha estado tan mal este 2017 🙂