Lo que aprendí de La niñera

La niñera, aquella serie noventera que en realidad podría haberse llamado directamente Fran Fine, eres divina

Puede que La niñera, esa especie de versión neoyorkina moderna de la Cenicienta, no fuera revolucionaria en el sentido de romper tabúes o clichés. Más bien a veces tiraba de bastantes estereotipos y, admitámoslo, que se nos siguiera vendiendo el mito del ricachón que se enamora de la plebeya y se casa con ella cual cuento de hadas igual tenía poco de real y de liberador. Nótese también que se podía desprender una cierta aceptación del clasismo.

nanny

PERO, pero y pero. Fran Fine, su personaje principal, era mucha Fran Fine. Básicamente, casi que ella era la serie. Y aunque no podemos olvidarnos de Niles el mayordomo, la abuela senil Yetta o la madre de Fran, Sylvia, una verdadera adicta al helado con costumbres tan exóticas como forrar los sofás de plástico, Fran Fine era la estrella. Era una diva, de arriba y abajo. Brillaba. Razones para amarla no nos faltaban, las mismas por las cuales también muchxs la añoramos hoy. Y razones por las que también nos rasgamos las vestiduras cuando se estrenó aquella cosa llamada Ana y los siete, intento suicida de imitación de La niñera + Sonrisas y lágrimas.

Y ahora olvidemos que por un momento he osado desenterrar del baúl de ficciones que jamás deberían haber existido semejante ejemplo de ultraje, para que mencione algunos de los motivos por los que la niñera Fran Fine fue una de nuestras heroínas noventeras. Motivos por los que deseamos que por un instante pudiéramos volver a aquella época. Porque crecer en los noventa fue una de las cosas más maravillosas que nos pudieron ocurrir.

Fran era consciente de dónde venía, pero eso no le impedía aspirar a lo que ella quisiera

fabulous

fabulous2

fabulous3

Nos enseñó que aquello de tomarse muy en serio a unx mismx igual no valía para nada

bici-la-niñera

El caso es que a pesar de lo que pudiera parecer, Fran era muy inteligente y siempre sabía cómo responder a un comentario inoportuno

funny-the-nanny

O cómo salir de casi cualquier situación con sentido del humor y naturalidad

laugh-nanny

Porque Fran era muy sincera y natural. Y adorábamos que fuera tan espontánea y auténtica, aunque eso significara a veces ser vulgar. Molaba 

la-niñera

Estaba segura de sí misma y sabía sacar partido a su cuerpo, con sus más y sus menos

franfine

Sus conjuntos

outfit-thenanny

SUS CONJUNTOS

conjunto-franfine

Daba unos consejos a los niños que aunque entonces no llegábamos a entender, cuando volvíamos a ver la serie y por fin captábamos por dónde quería ir la Fine era como que ojalá hubiera tenido tan sabia consejera en casa 

the-nanny

Fran también tenía un lado feminista

play

play1

play2

play3

Y nos enseñó que la amistad era muy importante

laniñera

No le importaba admitir que era humana y también tenía sus ídolos: Barbra Streisand. Así no nos sentíamos tan raris por tener colgado aquel póster de las Spice o Britney.

barbra

Y ante todo, es que era ADORABLE. Era un ser al que se cogía cariño. ¿A quién no le habría gustado tener una cuidadora así?

the-nanny-series