Cosas con las que te identificarás si elegiste estudiar a distancia

Últimamente escribo menos de lo que quisiera en el blog porque, como ya adelanté hace unas semanas, me encuentro en esa recta final del curso llamada exámenes finales mientras trabajo por las mañanas y algunos fines de semana (cuando tengo bodas, básicamente).

Así que aprovecho este pequeño rato para hablar de un tema que por razones obvias está en mi cabeza con bastante frecuencia: estudiar a distancia, ¡qué poca gente lo entiende! Casi tan poca como la que tampoco comprende tu necesidad de tiempo para ti cuando comentas que estudias y trabajas a la vez.

freedom

En fin, sea como fuere, sé que lxs que estudiamos a distancia no somos pocos. De hecho, debo decir que gracias a las redes sociales puedes juntarte con muchxs compañerxs que te ayudan y algunxs de ellxs se convierten en verdaderxs amigxs y personas en las que apoyarte cuando no comprendes algo o necesitas ayuda.

El caso es que he querido hacer esta lista de cosas que te ocurren cuando decides estudiar a distancia por el motivo que sea, como pequeño homenaje a mi grupo de valientes compañerxs con lxs que llevo ya 3 cursos aprendiendo.

Estudiar a distancia, esa odisea

Como he dicho en tantas entrevistas de trabajo, elegí estudiar a distancia porque de otra forma no habría podido combinar estudios y trabajo, algo que estaba decidida a hacer para salir del grado con experiencia. No ha sido (y no es) un camino fácil, fundamentalmente por cosas como éstas:

Todo va bien hasta que llega el mes antes de los exámenes y el de los exámenes. Durante esos meses, te conviertes una especie de autómata que divide su día entre momentos en los que estudia, momentos en los que trabaja, momentos en los que descansa.

partyhard

El finde de los exámenes (sí, tenemos los exámenes en fin de semana) entras en una bucle espacio-temporal en la que de repente es domingo por la tarde y sientes que alguien te ha robado horas y días de tu vida.

El finde de los exámenes revives la selectividad a la que tanto temías de adolescente, pero de la que ahora te ríes.

risa

Sí, ahora te da la risa porque eso no era nada en comparación con tus 6-7 (o más) exámenes en 3 días, en los que entra TODA la materia.

menuda-risa

También te da la risa cuando oyes a gente que estudia en una universidad presencial hablar de lo duros que son sus PARCIALES. Y aunque te rías, en realidad desearías estar en su lugar.

lol

Pero hay una excepción: lxs estudiantes de ingeniería y medicina, de esxs nunca te ríes porque sabes que sus parciales son aún peores que tus finales. Las cosas como son.

not-funny

Pero estudiar a distancia tiene sus cosas buenas. Por ejemplo, que los horarios te los puedes poner tú y que aprendes a ser una persona capaz de organizarte y sacar tiempo de donde no lo hay para trabajar a la vez y tener vida social. No te queda otra.

gato-leyendo

Además, hay mucho compañerismo. Más que en algunas universidades normales, donde a veces la competencia entre lxs alumnxs es de aúpa. Al menos esa ha sido mi experiencia. Quizá la razón se deba a que todxs sabemos lo difícil que es compaginar varias cosas y puede que por eso seamos más solidarixs en general.

youcandoit

Ojo, he dicho algunas universidades/facultades, no todas. Lo digo por si sale algún troll/hater de esxs que te dejan comentarios nada pasivo-agresivos tipo de qué mal tienes que morir porque ESO A MÍ NO ME PASA. Sí, algún día tendré que hablar de lo amable que es a veces la gente en Internet con eso de que los comentarios pueden ser anónimos.

snoopy

En fin, como resumen diré que por muy mal que lo pase en febrero y en junio, siempre me ha compensado estudiar a distancia. Pero eso no quiere decir que todxs deban hacerlo, a cada unx le va mejor una cosa. En fin, sólo necesitaba quejarme un poco. ¡Ánimo, compis de la UNIR!