Entrevista a Black Ramu: “En serio, los lunes son menos lunes trabajando en lo que realmente te gusta”

Descubrí hace relativamente poco el trabajo de María García Borrego, aka Black Ramu, gracias a las redes sociales (para que luego diga la old people yelling at cloud, porque estas herramientas son la leche en muchos aspectos).

Antes de que me vaya por los cerros de Úbeda, dejadme contaros que Black Ramu es una ilustradora y concept artist de Sevilla con un estilo muy especial (a mí me tiene enamorada, partiendo de ahí) donde abundan las referencias y fan arts de cosas molonas (como Sailor Moon) y mucho monismo y cuquismo, si me permitís inventarme palabros. El caso es que en esta entrevista podréis conocer mejor a esta artistaza (a la par que bella persona ), con la cual tengo el honor de haber organizado un sorteo muy chu-chu-chuli en el que aún podéis participar. Sin más dilación, os dejo con María 

¿Por qué Black Ramu? ¿De dónde viene tu nombre artístico?

Jajaja, me alegra que me hagas esa pregunta porque no siempre tengo la oportunidad de explicarlo. Black Ramu surgió principalmente de mi apellido materno, Borrego. Ramu es como en japonés se traduce lamb, que a su vez es borrego en inglés. Siempre me interesó mucho la cultura japonesa, sobre todo cuando empecé a ver anime y leer manga, de hecho ahí empezó mi afición al dibujo, así que quise reflejarlo de esa forma. Luego le agregué Black delante, haciendo referencia a la oveja negra, esa con la que tantas veces me he sentido identificada, por no encajar o por no sentirme valorada, y a la que le tengo muchísimo cariño.

¿Cómo y cuándo empezaste a dibujar?

Pues como todos empecé muy pequeña a garabatear, pero sí es cierto que le mostré más interés al dibujo cuando cierto anime llegó a mi vida: Card Captor Sakura. Tendría unos 9 o 10 años y las Clamp me enamoraron. Recuerdo que en mi barrio había una pequeña tienda de cómics donde me compré el Artbook de la serie y empecé a copiar descaradamente las ilustraciones que venían en él y luego intentaba dibujar a Sakura y a los demás personajes sin mirar la referencia. Me lo pasaba genial dibujando.

Luego llegó Harry Potter e internet a casa y descubrí los fan arts que hacía la gente en DeviantArt y fue ahí donde descubrí a la ilustradora Makani. Ella llegó a crear una web, que se llamaba Acciobrain, donde tenía una infinidad de fan arts de Harry Potter. El hecho de seguirla me motivó a hacer mis propios fan arts y seguir dibujando, y con su evolución descubrí que uno podía ganarse la vida realizando ilustraciones. Ahí fue cuando nació ese interés más profesional.

¿Siempre tuviste claro que te dedicarías a algo artístico? A veces, en España se tiende a ver las carreras artísticas como algo sin futuro. ¿Cómo venciste miedos o los prejuicios de los demás (o los tuyos), si los hubo?

La verdad es que esa pasión siempre estuvo ahí pero, aunque sabía que dibujar era lo que más me gustaba hacer, me costó mucho verlo tan claro. Pensé en otras carreras antes, como magisterio, turismo o comunicación audiovisual, hasta que me hablaron de Diseño Grafico en el que daban algo de ilustración, y como en ese momento me asustaba que Bellas Artes no tuviera salida, entré a estudiar allí y he de admitir que más adelante me ha ayudado muchísimo.

Gracias a eso estuve trabajando casi 4 años como animadora 2D en Genera Games, una empresa de videojuegos sevillana, hasta que un día, siendo sincera conmigo misma, decidí apostar por la ilustración y el concept art que era con lo que realmente soñaba. Si no lo hacía me iba a quedar con esa espinita para siempre. Así que cogí mis ahorros y me fui a Barcelona a estudiar Concept Art a la Escola Joso. Hubo personas que me plantearon la posibilidad de estar loca por dejar mi trabajo por algo así, pero mis padres, mi hermana y mi pareja me apoyaron en todo momento, y eso era lo más importante para mí.

¿Es difícil encontrar un estilo propio? ¿Cómo encontraste el tuyo?

Opino que para conseguir un estilo propio tienes que trabajar muchísimo, primero porque necesitas experiencia para ver qué estilo vas desarrollando poco a poco mientras trabajas en diferentes proyectos y segundo porque necesitas tiempo para perfeccionarlo. Desde mi punto de vista creo que el estilo se forja por varios motivos. El primero por las influencias artísticas que tengas, esos artistas a los que admiras. De ellos siempre vas a sacar soluciones para tus propias ilustraciones: la forma en la que dibujan el pelo, la aplicación del color, la utilización de texturas, la composición… De todos ellos sacas información que aplicarás o no, dependiendo de tu habilidad o si se adapta a tus necesidades.

Al final tu estilo es un collage de lo que más te gusta de esos artistas que admiras y de las cosas que te inspiran o te crean curiosidad en general. A lo mejor decides ponerle ojitos a todos los objetos inanimados porque siempre estás buscando una cara en ellos cuando vas por la calle. Yo considero que aún no tengo un estilo muy marcado porque me gusta experimentar mucho, por eso a lo mejor un día estoy muy influenciada por Dice Tsutsumi y hago una ilustración con volumen y otro día prefiero usar pinceles que simulan gouache y hago ilustraciones más planas con colores más saturados; Incluso tus gustos musicales te pueden inspirar. Por ejemplo, a mí me encanta dibujar chicas, pero cuanto más peculiares sean mejor. A lo mejor las dibujo con una expresión de mala leche, o con cejas muy pobladas, el pelo descuidado o muy corto, con un vestuario más macarrilla o excéntrico…

Y yo creo que todo esto viene de pasarme la adolescencia escuchando a P!nk, porque hubo una época en la que ella rompía con lo que estábamos acostumbrados a ver en el pop, como por ejemplo Britney Spears, y me sentía muy identificada con sus canciones. Esos mensajes, que influyen en tu carácter, si te dedicas a algo artístico al final se va a ver reflejado, porque forman parte de tu personalidad. También el volumen de trabajo hace que adaptes tu estilo a la rapidez y necesidades que requiere cada proyecto. Así que influyen muchos factores, lo cual es genial, porque cada uno puede encontrar su estilo propio. Cuando trabajo, mi intención varía según la ilustración y las necesidades del proyecto, pero en general me gusta utilizar colores muy saturados y alegres, porque me gusta transmitir energía y motivación.

¿Qué área de la ilustración disfrutas más? (2D, animación, etc.)

Pues la verdad que al igual que me gusta experimentar con mi estilo, me encantaría tener la experiencia de trabajar para diferentes campos. Ahora mismo la mayoría de los proyectos que me encargan son editoriales, ilustraciones para libros infantiles y juveniles, lo cual me encanta, pero también me gustaría trabajar para la animación o volver al sector de videojuegos como concept artist. En realidad dibujando lo disfruto todo.

¿Qué artistas te inspiran y/o admiras?

La lista es interminable. Ahora mismo los que más me inspiran o me han inspirado son Mary Blair, Lorelay Bové, Mingjue Helen Chen, Jin Kim, Glen Keane, Borja Montoro, Mike Yamada, Joey Chou, Dice Tsutsumi, Robert Kondo, Fernando Peque, Bryan Lee O’Malley, Clamp, Makani, Mais2, Loish, Jen Zee, Fran Meneses, Zoe Persico, Júlia Sardá, Srta M, Anoosha, La Pendeja, Gaby Zermeño, Beatriz Tormo… Puedo seguir hasta el infinito la verdad. Tod@s me inspiran de alguna forma y me motivan para seguir adelante, y cada día encuentro algún artista que antes no conocía y me sorprende.

¿Cómo ha sido el camino hasta trabajar de lo que te gusta?

La verdad que he disfrutado todas las etapas y todas me han aportado muchísimo. Quizás el camino que yo he seguido ha sido un poco largo hasta decidir luchar por lo que realmente quería pero, en mi caso, sin todas las etapas anteriores no habría llegado a este punto del camino. Una vez terminé mis estudios en la Joso estuve de prácticas en B-Water Studios, un estudio de animación de Barcelona, trabajando en un proyecto editorial. Esa fue mi primera experiencia trabajando como ilustradora a tiempo completo, y recuerdo que el primer día no me podía creer que estuviera en una oficina y mi tarea para todo el día fuera dibujar. Desde entonces he seguido luchando porque todos los días sean así. Ahora mismo trabajo como freelance y tienes que trabajar para encontrar nuevos proyectos todo el tiempo, es una experiencia bastante dura pero cuando te sale bien es muy gratificante.

¿Qué proyectos o cosas te gustaría hacer en un futuro? ¿Cuáles son tus sueños?

Pues realmente mi mayor sueño es seguir ganándome la vida como ilustradora y concept artist. En serio, los lunes son menos lunes trabajando de lo que realmente te gusta. Trabajar en un proyecto de animación o videojuegos como concept artist sería genial. También me encantaría sacar un fanzine en un futuro próximo y abrir mi propia tienda online. Y entre mis sueños más ocultos, más bien fantasía profesional jajaja, me encantaría ilustrar Harry Potter o trabajar para Disney como ilustradora en algún pequeño proyecto.