Entrevista a Beatriz Rueda Moreta, autora de “Vosotros, argentinos”

A menudo, tener un blog te da la oportunidad de conectar y conocer a personas de todo el mundo, que piensan o sienten como tú o que de alguna manera empatizan contigo. Tuve la suerte de que Beatriz Rueda Moreta se pusiera en contacto conmigo en marzo para ofrecerme algo muy especial: poder leer su recién publicada novela “Vosotros, argentinos” y que, además, pudiera sortear un ejemplar entre lxs fans de Not Another Fashion Blog 

Y si bien el sorteo ya finalizó, nunca está de más dedicar posts a gente que deja entrar la creatividad y la imaginación en su vida, en un mundo como éste en el que vivimos, en el que demasiadas veces se nos inculca que el arte no es importante. Escribir, dibujar, pintar, diseñar, componer. Lo que sea. Todas estas actividades que tan poco se valoran (al menos en España) nos permiten explorar y descubrir el mundo, nos permiten conocernos a nosotrxs mismxs y mantener el vínculo con nuestra niña o niño interior. Yo no puedo daros muchos detalles de “Vosotros, argentinos” porque no quiero desvelar la historia, pero si tenéis curiosidad, os animo a leer esta entrevista con su autora, que tan cercana y generosa se ha mostrado conmigo 

¿Cómo surgió la idea de empezar una novela?

La novela surge en realidad de un curso de escritura que empecé al poco de mudarme a Buenos Aires. El taller trataba de crear un personaje y comencé a perfilar uno. Pasaron los meses y las historias que había escrito viraron en algo completamente distinto de lo que había iniciado. Comenzó a tomar forma de libro, sobre todo porque unos amigos de allá me animaron a hacerlo. Y así fue como empezó a moldearse con la estructura del libro.

¿Y cómo surge concretamente la idea de “Vosotros, argentinos”?

La idea surge del propio vivir allí: todo era digno de ser escrito y recordado. Siempre estaba atenta a cualquier estímulo, por pequeño que fuese, y siempre andaba tomando notas de cualquier cosa… De la forma de atender de la chica de la frutería, de los señores de la venta ambulante en el metro… De todo. Quería hablar de ellos desde mi visión extranjera y fascinada.

¿En dónde te inspiras para las historias? ¿En qué te has inspirado para esta novela?

Creo que cualquier escritor, por mucho que intente salirse fuera de sí mismo para hacerlo, al final siempre uno siempre escribe desde lo que tiene, de su propia experiencia con el mundo cuando te estalla en forma de pensamiento… Siempre hay algo de uno mismo en lo que dice, es inevitable.

¿Por qué Buenos Aires como localización para la historia?

Buenos Aires, porque fue donde viví. Tenía pensado escribir acerca de alguna otra ciudad argentina pero no pude ir. Así que escribí allí dónde me dejé empapar.

El feminismo tiene un papel importante en Vosotros, argentinos. ¿Qué papel crees que juega el feminismo hoy? ¿Por qué hace falta más concienciación? ¿En qué nos ayuda el feminismo?

Si el libro está escrito desde una perspectiva feminista es principalmente porque yo lo soy y es totalmente inevitable que eso se plasme. En Argentina el abuso y el trato a la mujer es una brutalidad. Todos los días aparecen muertas, todos los días sale algún caso de violencia machista, siempre hay alguna noticia de feminicidios salvajes. Ser mujer en Argentina es vivir en un campo minado: en cualquier momento te puede estallar la bomba. Volver a casa sola de noche es, básicamente, jugártela.

El feminismo es básico en cualquier parte del mundo, pero en el caso de América Latina, o concretamente, Argentina, es una necesidad primaria, como cualquier otra: en Argentina te asesinan por el simple hecho de ser mujer. Es una cuestión de género y no de otra cosa. Por otro lado, creo que se está formando un movimiento feminista muy fuerte y con mucha repercusión a nivel internacional. Las argentinas son mujeres guerreras y un ejemplo de lucha.

¿Es el libro un toque de atención al machismo en Argentina (por el vocativo del título del libro)?

Cuando llegué de Argentina, de algún modo, sentí que había zafado. Así que decidí ser agresiva en el lenguaje y en las escenas que se cuentan. Adriana podría ser cualquiera de nosotras. Cuando estudiaba en la universidad, cien años atrás, descubrí a Virginie Despentes y el libro “Teoría King Kong” me cambió la manera de pensar, literalmente, me mudó las estructuras mentales que tenía hasta ese momento. Sin duda, no habría podido escribir este libro sin haber leído el suyo previamente. Y desde luego, mi visión del feminismo sería otra bien distinta de no haberla conocido.

Finalmente, cuéntame, ¿qué te aporta escribir?

Escribir lo es todo para mí. Si no escribo, me dedico a vivir como una persona conectada a un respirador artificial. Escribir me permite comprender el mundo en el que vivo, entender a los que me rodean y a mí misma. Por otro lado, escribir también resulta muy asfixiante: hay temporadas de la vida totalmente planas en las que no tienes mucho que decir y eso a nivel de la escritura es un palo. Necesito cosas que me muevan por dentro para poder escribir sobre ellas.