Ana Albiol: “Todo empezó a rodar cuando rompí con mi vida “ideal” y me permití soñar despierta”

Aunque no necesita presentaciones, os diré que Ana Albiol es una maquilladora con tanto talento que no sólo lo peta en Internet. Es más, ya ha pasado un año desde que esta valenciana hiciera las maletas y se convirtiera en la abanderada de Nars en la primera boutique de la firma de maquillaje en Londres.

También os podría decir que Ana es una chica que tenía un sueño y que poco a poco ha visto cómo sus metas se han ido cumpliendo, no sin esfuerzo y perseverancia, y cómo la vida además le ha regalado verdaderas experiencias. Una chica simpatiquísima, generosa, cercana, inteligente y con las ideas muy claras.

Así que me he alegrado muchísimo de poder hacerle esta entrevista. No sólo porque sabía que encontraría en sus respuestas lecciones muy valiosas para mí, sino porque a ver, Ana Albiol es ideal 

ana-albiol

Eres Lead Artist de Nars en su primera boutique de Londres. ¿Cómo has vivido toda esta experiencia hasta el momento?

Fue algo que no esperaba y que me encanta vivir. Es un rol diferente, eres la persona encargada de enseñar la técnica NARS, cómo funcionan nuestros productos, los valores de la marca… También tienes que asegurarte que se cumplen las normas en cuanto al estilo que llevamos. Labio rojo bien definido, piel NARS (que se vea piel y no maquillaje)… Mucha responsabilidad, pero disfrutando como una enana el hecho de crear looks, de motivar a mi equipo, de enseñar y de representar a la marca en los eventos.

¿Qué has aprendido en este primer año que llevas viviendo allí? ¿Qué te llevas de haber podido trabajar en la London Fashion Week, de haber podido participar en el curso de Stylist en Nueva York, de tener una nueva vida, etc.?

Buff… podría escribir un libro, de hecho, tengo un diario donde cada día escribo, y creo que llevo como 300 páginas, jaja.

De este primer año me llevo a toda la gente que estoy conociendo, fundamental. Porque una ciudad es tan sólo un lugar, se hace especial dependiendo de quien te rodees, y en este año ha llegado mucha gente inspiradora a mi vida. También me he encontrado conmigo misma a través del yoga, y conocerme ha sido una de las cosas más bonitas que me han pasado nunca. Lo recomiendo a todo el mundo.

ana-albiol-nars

A nivel laboral, me he seguido dando cuenta de que la clave es siempre no rendirse y amar lo que haces. Sin pasión no hay ganas, sin ganas… No hay nada. Esfuerzo y constancia, dos palabras mágicas.

Nueva York y London Fashion Week, experiencias inolvidables. En pasarela ya había trabajado varias veces más, y siempre con Val Garland y Andrew Gallimore, pero el Workshop con Mark Carrasquillo en la gran manzana me ha cambiado la percepción del maquillaje de moda, y justo ayer tuve un shoot para una editorial y vi cuanto pude aprender en esos tres días intensivos con él. Texturas de piel, ojos arriesgados, mezclas imposibles… Seguridad en lo que hago. Cada granito de arena cuenta para seguir formándote, que creo que es lo fundamental para cualquier artista. Hay que seguir aprendiendo, siempre.

¿Y qué te llevas interiormente, en tu vida personal, en el día a día?

La verdad es que no he tenido tiempo de valorar… Se acerca fin de año y ya sabéis que siempre os cae un post kilométrico con mi valoración del año. Para ello los días de antes hago listas y lo escribo todo para tener conciencia de lo que he vivido en el año que acaba, y este año creo que no van a haber hojas suficientes. ¡Madre del amor hermoso! No ha habido semana tranquila, y ya no digo mes, digo semana. Ha sido un torbellino de cambios, nuevas experiencias, nuevas amistades. Me llevo de todo. Aunque tengo que sentarme a valorarlo detenidamente y sobre todo, a asimilarlo, que aún no he tenido tiempo.

ana-albiol-sonrie

¿Qué echas de menos de vivir en Valencia? ¿Qué no echas de menos para nada?

Echo de menos el tener un mal día y quedar a tomar un café con una amiga o ver una peli con mi madre y olvidarme de todo. Que alguien de tu entorno te pueda cambiar el “modo”. Eso aquí no pasa porque estás sólo, así que tú eres la única persona que puede hacerte estar bien o mal. Echo de menos poder contar todas las buenas noticias a mi gente, pero en persona. Skype no es lo mismo. Ha habido veces que me he puesto a gritar yo sola después de un notición, a llorar sola después de algún día menos bueno… Echo de menos a mi círculo de gente querida, los que de verdad me conocen y no me juzgan, los que me quieren por lo que soy y punto.

blog-ana-albiol

No echo de menos las fiestas valencianas o el postureo español. Aquí me siento más sexy que nunca, incluso con mis lorzas, esas que tanto me molestaban en España. Aquí ves a las chicas, sea cual sea su peso, que no esconden, al contrario, se sienten orgullosas de su cuerpo y lo transmiten. ¡He empezado a sentirme sexy! En Valencia nos encanta un gimnasio y lucir moreno en la playa, los cuerpos son espectaculares… Aquí no y no pasa nada, aquí la gente se cuida pero no para ser el cuerpo más prieto. Eso es lo que menos echo de menos, la tontería.

Aquí veo más variedad, en todo. No noto que me miren por la calle, incluso he estado abrazada a un árbol por varios minutos y nadie se dio cuenta. Nadie te juzga… Aquí me siento mucho más libre.

¿Qué te ha aportado abrirte un blog y un canal en Youtube?

TODO. TODO ES TODO.

Me ha aportado gente maravillosa, de nuevo. Autosuperación. Yo tenía un problema con mi físico, no me gustaba en absoluto y no podía salir a la calle sin maquillar… El hecho de exponerme sin maquillaje delante de 30.000 personas era impensable, y lo hago cada día.

Puedo desarrollar mi pasión por comunicar y escribir, puedo ayudar a la gente a sentirse mejor, a nivel laboral me ha abierto muchas puertas también. El blog me lo ha aportado TODO.

Respecto al uso del maquillaje en el día a día, ¿cómo puede usarse para empoderarnos? Me explico: maquillaje como empoderamiento y chute para el autoestima: por qué.

Muchas mujeres, me incluyo, acudimos al maquillaje por nuestra falta de autoestima. Incluso las modelos más preciosas se sienten inseguras, porque normalmente nuestra concepción de nosotras mismas no tiene nada que ver con la realidad. Créeme, lo veo cada día en mis clientas, ya que sólo se fijan en lo que no les gusta y pasan por alto sus rasgos más bonitos.

Hemos normalizado el quejarnos de que estamos gordas, viejas o feas. Parece que está mal decir que te encantan tus ojos o labios, y de verdad que me resulta interesante. De hecho, antes de maquillar a alguien siempre hago un millón de preguntas, a veces parezco más un detective que una maquilladora. Es mi propio estudio sociológico, quiero entender más allá, porque vale que nos gusten los colores y los eyeliners, pero de fondo hay algo más, y es que queremos sentirnos mejor y más guapas.

ana-albiol-ideal

Desde mi punto de vista, el maquillaje para el día a día debe potenciar nuestros rasgos más bonitos, nuestra belleza natural, y también puede ayudar a que nos autoexpresemos mejor. Yo amo los looks nude y muy naturales para mi día a día, incluso para noches, porque prefiero verme a mí que al maquillaje (si me dicen esto hace 10 años no me lo creo), pero por ejemplo para una entrevista de trabajo nunca me falta un rojo de labios. Me da seguridad. O para trabajar en London Fashion Week, por ejemplo, opté por un labial berenjena intenso, porque me sentía on fire.

El maquillaje es una herramienta para sentirnos más guapas, y eso hará que indirectamente nos enfrentemos al día a día más seguras.

¿Qué le dirías a aquella Ana que se abrió un blog hace tan sólo un par de años y que soñaba muy, muy alto?

Que sepas que me estás removiendo mucho con las preguntitas… Jajaja. Yo creía que íbamos a hablar de productos y tendencias 

A la Ana de 2014 le diría que estoy orgullosa de ella, de su esfuerzo y de todo el trabajo realizado. Esa Ana soñaba muy alto, pero a la vez se obligaba a despertar y a querer ser “normal”. Intentaba querer casarse, tener una casa y vivir feliz con su novio, porque eso era lo que todo el mundo hace. Y da miedo salir de la masa, no quería ser la oveja negra.

ana-albiol-banco

Pero un día decidió probar, y desde entonces su vida ha dado un giro de 180 grados. Todo lo soñado se ha cumplido, incluso más. Nueva York no estaba en mis planes siquiera.

Así que, sólo puedo decirle que gracias por ser valiente y lanzarse. Porque la vida que estoy construyendo me llena cada día, porque al final he conseguido conectar conmigo, y porque aunque no sepa muy bien qué es la felicidad, llevo dos años viviendo algo que seguro que se le parece.

¿Has cambiado mucho desde entonces? ¿Han cambiado tus prioridades?

Totalmente. Soy otra persona.

Antes era mucho más superficial, y desde que empecé con este proceso de autoconocimiento y de lucha por mi sueño, aparte de nuevas técnicas, he entrado en el mundo del desarrollo personal a través de terapia y coaching. He conocido gente diferente dentro de ese campo, que son los verdaderos propulsores de mi día a día. He sintonizado otro “tipo de emisora” y mi vida tiene mucho más sentido.

Ahora mi tiempo vale oro, y soy muy selectiva con la gente con la que lo comparto. Antes tenía un millón de amigos y hacía cualquier cosa para agradar a todo el mundo, costara lo que costara. Ahora no, ahora valoro mucho mi tiempo y estoy a gusto sola, así que mi prioridad soy yo y la gente que me aporta. Llega un momento en el que te das cuenta que no hace falta estar siempre acompañado, que a veces la mejor compañía eres tú.

ana-albiol-suiza

También ha cambiado la forma en la que veo mi futuro. Antes quería ser maquilladora internacional conocida hasta en Marte. Chorradas. El currículum es importante, pero he aprendido que la vida es más que eso. Mucho más.

Ahora quiero maquillar, sí, quiero hacer pasarela y moda, pero de la misma forma que quiero escribir mi libro, seguir con mi blog, hacer novias, y un voluntariado con gente enferma de cáncer. Cada día me levanto sintiendo que puedo decidir lo que quiero ser y queriendo disfrutar de las cosas que me hacen sentir bien. He dejado de “imponerme” a mí misma.

Eres un ejemplo de perseverancia, me inspiras muchísimo y admiro enormemente cómo sigues siempre adelante y cómo trabajas por tus metas hasta el final. ¿Qué mensaje les dejarías a todas aquellas personas que intentan conseguir sus sueños diariamente pero que a veces se desaniman porque quizá son un poco impacientes (yo me incluyo aquí definitivamente )?

Yo soy la reina de la impaciencia amiga, o mejor dicho, lo era. A mis 19 años busqué ayuda psicológica porque no podía dormir pensando que tenía que dejar mi trabajo, me daban taquicardias y comía a lo salvaje para intentar rebajar el sentimiento de ansiedad. Pensaba que estaba desaprovechando la vida trabajando a tiempo completo en un comercio, viendo como mis amigas estudiaban y hacían viajes y cosas de jóvenes. No sabía hacia dónde tirar.

Me da rabia decir esto porque implica que me he hecho mayor, pero la verdad es que todo sirve. Y aquella etapa me dio toda la base de formación y experiencia para que luego grandes marcas se interesaran por mi. Con tan sólo 23 años tenía 5 años de experiencia en cosmética y maquillaje, había sido formada en muchas grandes marcas, y eso me abrió muchas puertas aunque yo no lo viera en ese momento.

ana-albiol-londres

Así que… paciencia. Todo llega, pero eso sí, todo llega más rápido cuando focalizas. Las cosas fueron muy lentas en la etapa en la que intentaba ser novia y ama de casa, porque dividía mis energías en otras cosas, pero todo empezó a rodar como por arte de magia cuando rompí con mi vida “ideal” y empecé a soñar despierta. Cuando fijé mi objetivo y empecé a andar hacia él sin desviarme ni un sólo día.

Como consejo, siéntate y haz una lista de cosas que te hacen feliz, que te gusta hacer. Habla sobre tu día a día con la gente, sobre tu trabajo actual y tu trabajo soñado, y observa tu lenguaje corporal, tu tono de voz y tu mirada cuando hablas de ambos. Es fácil identificar cuando hablas de algo que te apasiona, y ahí tienes la clave. Busca cómo llegar a ello y pon todo tu empeño. Las cosas se consiguen por cabezonería y pesadez. Sé pesada.

Si no tienes pasión, intenta encontrarla. Todo el mundo tenemos pasión por algo, pero a veces nos da miedo porque creemos que es una tontería y nos autoengañamos escondiéndola y dejándola de lado. No te autosabotees, eso está muy feo.

Una vez lo tengas claro, ve a por ello. Y de nuevo, paciencia. Cree en ti, y aunque las cosas vayan despacio, siente que va a salir bien, que lo vas a conseguir. Da gracias por cada mínima cosa buena que te pase, mira al cielo y da gracias (yo lo hago siempre, incluso en medio de la calle o en un taxi. Me miran raro). Y no te rindas, porque lo que vale la pena no suele ser fácil, pero cuando lo consigues… La sensación es brutal. #keepgoing