¿Cuánto valen 20€? Sobre dinero y clasismo en el siglo XXI

¿Cuánto cuesta el dinero?

¿Te has preguntado alguna vez cuánto valen 20€? Parece una cuestión tonta, pero ojo, engaña. Y por eso voy a reformular la pregunta: ¿te has preguntando alguna vez lo que significa para ti gastarte 20€ en algo?

Si no lo has pensado nunca y ahora mismo lo único que se te pasa por la cabeza es que qué ocurrencias tengo, igual es que has tenido una vida bien, que el dinero nunca ha faltado en tu casa, que tus papis nunca te han dicho que no ni a ese máster de 10.000€ de nada o que nunca te has quedado sin vacaciones.

¿Cuánto valen 20€?

Vuelvo a la pregunta del principio y esta vez ya voy a ser más concreta. ¿Cuánto valen 20€, o incluso 30€, qué más da? ¿Qué valor tienen? Pues voy a responder con algo no muy obvio: su valor es muy subjetivo. Tanto que, puede que para ti signifique una cosa totalmente distinta que para mí o para la de enfrente.

Momentazo en Santander
Estaré pelada como una dulce rata, pero también tengo sentido del humor.

A lo mejor, 20€ son para ti una nimiedad, algo que simplemente te gastas sin el menor de los miramientos para estar cada tarde de verano en esa terraza al solecito, charlando tranquilamente con amiguis mientras la brisa marina acaricia tu sedosa cabellera. Para mí, por ejemplo, este billete azul es sinónimo de varias cosas.

a) Sacrificio

Si mi sueldo estos últimos meses ha sido de 300€ (en realidad algo menos, pero lo dejaré así para hacerlo más fácil), 30€ suponen un 10% de mi sueldo, lo cual no es ninguna tontería, y 20€ suponen sólo un poco menos (6’7%). Gastarme alguna de esas dos cantidades supondría para mí, pues, días de trabajo (mal pagado, de eso no cabe duda).

b) Renuncia

Obviamente, con un salario de tales condiciones no puedes hacer mucho, por no decir nada, para poder estirarlo. No hablemos para poder hacer una vida normal. Como es de suponer, yo no puedo hacer tal vida. A mis 27 años y medio vivo con mis padres y sin expectativas de poder hacer vida independiente en este país (tengo asumido que me voy a volver a marchar, y hasta tengo ganas).

La turronería de Pamplona
Igual, para mí irme a por un helado puede significar que hasta la semana que viene no puedo volverlo a hacer. O igual, no.

Voy a ser aún más clara. Para mí, gastarme 20€ significa siempre renunciar. Renunciar a muchas otras cosas. Significa tener que elegir siempre. Elegir entre ir a cenar con mis amiguis o llevar a mi anciana cobaya a la revisión del veterinario. Elegir entre poder comprarme un vestido para la boda de una de mis mejores amigas o comprarme los zapatos. Significa, al final, que a la larga no consumo.

No me compro ropa desde hace años (excepto en el caso de la boda de mi amiga, no quedaba otra). Tampoco me compro zapatos o sandalias. Lo resumiré en que básicamente no me compro nada, y que la ropa o las sandalias que uso las trato tan bien que me duran lo indurable sin que se note. No voy al cine más que una vez al año, como mucho. Salgo a cenar sólo cuando a mi padre le han dado Tickets Restaurant en el trabajo. Lo repito: no hago ningún tipo de consumo a no ser que sea necesario.

c) Motivos

¿Y a dónde ha ido todo ese dinero, que tampoco es una fortuna, cada mes? A ahorrar.

  • Para pagarme mi formación universitaria.
  • Para poder pagar el veterinario en caso de que haya que llevar a la cobaya a urgencias (siendo mayor, esto cada vez está siendo más habitual).
  • Para poder pagarme el marcharme fuera (que como digo, no voy a tardar mucho). Eso incluye viaje, depósito del piso, más primer mes del alquiler, más primer mes de comida. Porque por mucho que me vaya con un trabajo, de alguna forma tendré que pagar los gastos del primer mes.

No, mis padres no pueden ayudarme. Y eso es algo que en muchas ocasiones me produce ansiedad.

Pushkus y yo
Yo en pijama con mi little rata.

¿Qué hacer si te encuentras con alguien en una situación parecida?

  • No presiones. Si para ti gastarte 5€ en un cubata no es nada, eso no significa que para la otra persona lo sea. No insistas si no quiere consumir nada.
  • Si quieres invitar a alguien, hazlo de verdad y luego no digas: oye, me debes mucho dinero. Lo he vivido demasiadas veces. Si tu invitación no es sincera, no la hagas. Es desagradable.
  • Si la otra persona no quiere que le pagues algo por adelantado, no lo hagas. A veces la ansiedad posterior de a ver cómo devuelves ese dinero es peor.
  • Ten cuidado con tus comentarios (no sólo el qué, sino también el cómo) respecto al tema dinero si no tienes la confianza y la amistad necesaria con esa persona. Puedes herir mucho. Porque se trata, al final, de una situación que muchas veces no tiene que ver con si te has esforzado o no. Y creo que mi caso es un ejemplo de ello. Y si no, echa una ojeada a mi CV en Linkedin.
  • Si tienes una empresa, ofrece conficiones dignas a la gente a la que empleas. Y si no estás por la labor porque si no no te puedes pagar las vacaciones en Formentera, aprende a hacer el trabajo tú mismx y deja de aprovecharte de personas con vidas, familias, sentimientos, ilusiones.

¿Por qué este post?

Porque últimamente estoy observando mucho clasismo a mi alrededor. Y por que, qué narices, hay muchísima gente en las mismas condiciones que yo. Y nos merecemos visibilidad y comprensión.

Y que quede claro: seré pobre, pero soy feliz :)
Y que quede claro: seré pobre, pero soy feliz.

3 Replies to “¿Cuánto valen 20€? Sobre dinero y clasismo en el siglo XXI”

  1. Totalmente identificada.

    Yo ahora estoy un poco más holgada gracias a trabajos extras que fui consiguiendo, pero entiendo la ansiedad que produce el no disponer de todo el dinero que querrías. Es una angustia terrible el no querer preocupar a tus familiares que sabes que tampoco pueden permitirse gastos sorpresa.
    A mi lo que mas me jode es esa gente que dice: pero como no puedes hacer tal? como no vas al cine? como no vas a cenar? Y le explicas: no hay pasta, estoy pagandome la carrera (a base de beca por supuesto y el poco dinero que dan hay que administrarlo durante todo el curso) y la gente sigue sin entenderlo. Hay muy poca empatía en la sociedad.

    Nunca fui al médico pero sé de sobras que muchas veces he tenido síntomas de depresión (no severos, pero los he tenido) Ese sentimiento de ni tener ganas de entrar en una tienda de ropa, ni de salir de casa, ni de ir al super siquiera. El quedar con alguien y decir: a mi no me pongas nada, no me apetece… (esto lo he vivido un montón de veces) Es duro, muy duro, tanto que a veces llegué a preguntarme: pero que hago yo aquí? Para que vengo?

    Lo bueno, es que aprendes a valorar las cosas. Y ún mantengo la esperanza de que al final, después de tanto esfuerzo, seguro que las cosas empezarán a ir a mejor. Un abrazo!

    1. Gracias por compartir tu experiencia, Tamara. Sí, la gente a veces no lo entiende, simplemente no sabe ponerse en tu lugar o no tiene empatía al no haber pasado por nada parecido.

      Yo ahora mismo, aunque parezca lo contrario, no lo estoy llevando del todo mal. Hay días, como el de hoy, en el que tengo la necesidad de soltarlo, de decirlo, porque a veces sí que se siente cierta tristeza y rabia (sobre todo cuando pienso en cómo sería mi situación si me hubieran pagado como tocaba en tantos trabajos, pero siempre sale mejor tener becarixs).

      Tengo esperanza, no obstante. Sé que esto se va a terminar pronto. Aun así, es eso, hay días en los que una no puede más. A mí me tocó ayer, supongo al enterarme de que una beca con la que contaba no me la van a dar, y estoy un poco preocupada, la verdad. Pero estoy segura, por otro lado y aunque esté ahora mismo en este estado de incertidumbre, que acabaré solucionándolo o encontrando la manera, como he podido hacer al final siempre.

      Un abrazo y mucho ánimo 🙂

      1. El tema de becas es terrible. Yo durante la carrera lo he pasado super mal y no he disfrutado de esta etapa para nada. Aún encima están mal pagadas, porque te dan lo mínimo de lo mínimo.

        Haces muy bien en sortarlo y hablar, yo la verdad es que nunca hablé de esto con nadie hasta que comencé a salir con mi chico, y ahora gracias a el lo sobrellevo muchísimo mejor. Y como dices, seguro que lo acabas resolviendo, si no es por a es por b… Sigue dando lo mejor de ti y llegarás lejos, eso nunca lo dudes.

        Un besito guapa! 🙂

Los comentarios están cerrados.