Cosas que estoy harta de oír cuando trabajo de fotógrafa de bodas

Para quien no lo supiera aún, entre mis múltiples trabajos se encuentra el de ejercer de fotógrafa de bodas los fines de semana. Es algo que disfruto muchísimo y que a la vez me ha permitido aumentar el espectro de cosas a las que me puedo dedicar para no encontrarme eternamente en ese estado llamado “por debajo del umbral de la pobreza”.

Aprovecho este emotivo momento para mandar un abrazo enorme a mis papis, gracias a los cuales no me veo obligada a dormir en la calle ni a morirme de hambre. Gracias por tenerme en casa sin condiciones hasta que me marche en breve al extranjero para no aguantar más sueldos y condiciones de miseria. ¡Muah !

3
¡Holi! Aquí estamos mi antigua cámara y yo.

Y tras este breve inciso sarcástico-reivindicativo, continúo con el asunto que me trae hoy aquí. El caso es que los fines de semana hago fotos de bodas junto a mi novio, también persona de muchas profesiones (fotógrafo e ingeniero). Este año llevamos hechas 7 bodas, unas muy guays, otras un poco meh. En 4 de ellas todo fue estupendamente (las guays). Pero en 3 de ellas (las meh), pues bueno, me encontré con cosas que pensaba que estaban ya superadas. 3 de 7, lo cual supone casi la mitad, o para ser más exacta, el 43% de los casos. ¿Y de qué se trata?

Cosas que le han dicho a esta fotógrafa de bodas y que no deberías decirle

Dentro bazofia 

x-files
¡Que empiece el espectáculo!

Oye, ¿llamas al fotógrafo?

Ah, ¿y lo que tengo aquí colgado no es una cámara, quizás?
Ah, ¿y lo que tengo aquí colgado no es una cámara, quizás?

¿Puedes decirle al fotógrafo que nos haga una foto?

¿Cómorrr? ¿Va en serio?
¿Cómorrr? ¿Va en serio?

¡Dile al fotógrafo que venga cuando pueda!

Copón, ¿y yo qué soy?
¡Copón! ¿Y yo qué soy?

¡Necesitamos que venga el fotógrafo!

OK, vale, el fotógrafo. Ya lo llamo, cuqui.
OK, vale, el fotógrafo. Ya lo llamo, cuqui.

¡Oye guapa… Ven y nos haces una foto!

Vaya, ahora sí. Pero igual, lo de guapa prefiero que sólo me lo digan las personas con las que hay confianza y no con las desconocidas. A todo esto, ¿les dices "Oye guapo" al fotógrafo?
Vaya, ahora sí. Pero igual lo de guapa prefiero que sólo me lo digan las personas con las que hay confianza y no las desconocidas. A todo esto, ¿te diriges también al fotógrafo con un “Oye guapo”?

Oye guapa, luego nos sacamos una selfie, ¿no?

Pues va a ser que no. Estoy aquí trabajando, no para ligar.
Pues va a ser que no. Estoy aquí trabajando, no para ligar.

Nota final

Tal y como he dicho al principio, recuerdo que esto me ha pasado en un 43% de las bodas, NO en todas. De hecho, en el 57% restante me he encontrado con gente encantadora, amable, simpática y respetuosa. Sin embargo, no deja de ser un porcentaje grande, éste del 3 de cada 7. Por eso, aquí va mi pregunta retórica: ¿en serio es tan difícil asumir que si hay una pareja de fotógrafos, chico y chica, los dos estén ahí haciendo fotos y los dos sean profesionales? Pensaba que era obvio, pero parece que no lo es.

One Reply to “Cosas que estoy harta de oír cuando trabajo de fotógrafa de bodas”

  1. […] aunque a veces te encuentras a gente desagradable, como en todos lados, la verdad es que la fotografía de boda es divertida y es un trabajo agradecido. Y la experiencia […]

Los comentarios están cerrados.