Cosas que me ha enseñado el deporte de fuerza

Para lxs que me leéis habitualmente sé que no es ningún secreto que entreno fuerza en el gimnasio, más concretamente, powerlifting. En realidad, hará más o menos un año que empecé y, sin embargo, puedo decir que aunque no ha hecho que mi vida cambie de repente de la noche a la mañana y sea ahora una persona completamente nueva, sí que le debo bastante a haber aprendido a entrenar en serio gracias a mi chico y a mi grupo de entrenamiento (saludos, Rafa y Lixer ).

Dream team.

A post shared by ✨ Rocío McPushkus ✨ (@mcpushkus) on

Se trata sobre todo de valores. Porque siempre llega un momento en el que te estancas por cualquier motivo y levantar más o menos, al final, no te hace ni mejor ni peor deportista (o ese al menos es mi modo de verlo). Y tampoco considero que el aspecto físico deba ser un fin en sí, si bien, visto racionalmente, mi cuerpo ha mejorado en lo que se refiere a funcionalidad y a valer para cosas como cargar la compra o hacer una mudanza, por ejemplo.

En fin, que me descentro. Hacer powerlifting y entrenamiento de fuerza en general me ha servido para aprender cosas nuevas sobre mí y sobre el mundo en el que vivimos.

Qué me ha enseñado el powerlifting

Paciencia

En el deporte de fuerza todo acaba llegando si se hacen bien las cosas. En este sentido, el powerlifting me ha servido para aprender a ser constante en mi entrenamiento.

Sinceridad

U honestidad, básicamente. A no ser que seas un poco descerebradx, eres plenamente consciente de si vas a poder con algo o no. Y si no has podido, no pasa nada. A seguir mejorando cada día (o a seguir haciendo lo que se pueda ).

Está descentrada, pero qué más da… 😂

A post shared by ✨ Rocío McPushkus ✨ (@mcpushkus) on

Respeto por mi cuerpo

Mi cuerpo es lo que me permite hacer cada una de las cosas que hago cada día, sea hacer peso muerto con 60 kg o ir a la ofi. Me permite vivir, me permite sentir y me permite disfrutar. Mis estrías, mis pelos, mis mollas, mis músculos, todo ello es parte de él y todo ello me permite estar sana. He aprendido a dejar de ver a mi cuerpo como un cúmulo de cosas que se podrían mejorar o un conjunto de defectos e imperfecciones (hola, industria de la belleza) a una herramienta que quiero y respeto.

Empoderamiento

Parece obvio, pero el powerlifting me ha hecho una persona más fuerte y eso ha repercutido en mi autoestima y en mi conciencia de mi valor como persona y de lo que soy capaz de hacer.

Sí, vídeo vertical. Dándolo todo en el gymbo 😄 #girlswholift #girlswhopowerlift #powerlifting #deadlift #ladieswholift

A post shared by ✨ Rocío McPushkus ✨ (@mcpushkus) on

La fuerza vale para todxs

Nos han vendido y nos venden constantemente que la fuerza es algo de hombres. Aún recuerdo a mi padre llevándose las manos a la cabeza el año pasado porque hacía un deporte de brutos. Se acabó acostumbrando y ya no me dice nada, quizá porque ha comprobado que no me he convertido en Arnold. No os engañéis: las mujeres podemos hacer halterofilia, powerlifting y todo lo que queramos. Y nuestro cuerpo seguirá siendo respetable y bonito. Que no os líen que si ser femenina es esto y esto otro. Ser femenina será lo que vosotras queráis. Ya basta de estereotipos y prejuicios.

Yeah.

A post shared by ✨ Rocío McPushkus ✨ (@mcpushkus) on

Y eso es todo, amiguis